El Problema


El alumbrado público representa el 40% de la factura de servicios eléctricos de un municipio.

Las emisiones de CO2 contribuyen al calentamiento global. Generar la energía necesaria par ilumintación aporta significativamente a dichas emisiones.

Las fallas se detectan sólo cuando los residentes de la ciudad hacen un reclamo, lo que hace que las respuestas sean reactivas y constribuyan a la insatisfacción de los ciudadanos.

El mantenimiento requiere mucha mano de obra y representa un costo significativo.

No se recopilan datos ni se envían informes / notificaciones p ara tomar la decisión en el momento adecuado.

La iluminación a plena capacidad no es necesaria todo el tiempo en todos los lugares. En ocasiones hasta peuden verse luces encendidas durante el día.

Nuestra Solución


Nuestro sistema de control remoto agrega inteligencia y control a las luces de la calle para reducir el gasto de energía de una ciudad títpica. La iluminación inteligente permite aumentar / disminuir la intensidad de la luz en función de horarios adaptativos y dinámicos, reduciendo la demanda de energía, atenuando las emisiones de CO2 y aumentando la vida útil de la lámpara sin sacrificar la seguridad pública.

Los sensores instalados en cada lámpara proporcionan diagnósticos sobre el estado de toda la red, anticipando problemas y reduciendo las ineficiencias operativas.

Los informes analíticos avanzados ayudan a comprender las tendencias, a reducir la pérdida de energía, a mejorar las políticas de iluminación y a aumentar la satisfacción general del servicio de alumbrado público.

beneficios


Para clientes

Hasta un 40% en ahorro de energía
Costos operacionales reducidos en al menos un 35%
Rápido Retorno de inversión basado en ahorros
Mejora de la satisfacción de los residentes
Iluminación sensible al contexto para mejorar la seguridad pública en áreas o eventos clave
Servir como plataforma para otras aplicaciones de Ciudades Inteligentes

Cómo Funciona


1. Los sensores integrados en cada lámpara tienen la capacidad de controlar las funciones de iluminación.

2. La tecnología LoRa en el sensor conecta en forma inalámbrica cada lámpara con un concentrador.

3. El concentrador LoRa recibe datos de todas las lámparas cercanas.

4. Los Sensores de otras aplicaciones de Ciudades Intelingentes también se conectan al mismo concentrador.

5. El concentrador envía información a un servidor en la nube donde los datos son analizados.

6. El servidor realiza el control y la telegestión de la iluminación.

7. El servidor envía alertas de mantenimiento para lámparas quemadas y otros problemas.